Calidad del agua

Esta área de investigación busca dar una respuesta completa y eficiente a los problemas y retos relacionados con la calidad del agua, particularmente en el ámbito Mediterráneo. La evaluación de la calidad del agua, tal como se define en esta área, incluye la calidad química, microbiológica y ecotoxicológica, y lo hace mediante las herramientas necesarias para una buena gestión y preservación de las masas de agua.

El principal objetivo de esta área es definir, tanto en las aguas naturales como en las reutilizadas, las concentraciones, el destino y los mecanismos de acción de los elementos contaminantes y de los patógenos.

Se usan los métodos analíticos más modernos, tanto químicos, microbiológicos y ecotoxicológicos, a fin de evaluar la calidad del agua y examinar las características de las aguas superficiales, aguas subterráneas y aguas tratadas, estas últimas incluyendo el agua potable y la reutilizada.
La diagnosis del riesgo debido a la presencia de contaminantes en el agua se determina a través del análisis del impacto ambiental de los componentes orgánicos en las masas de agua.
Son también objetivos de esta área estudiar la presencia, diversidad y actividad microbiana en los ambientes acuáticos.
 

Líneas de investigación

Las líneas de investigación del Área de Calidad del Agua son:
AII1 Contaminación química de las masas de agua
AII2 Contaminantes en aguas residuales
AII3 Calidad y diversidad microbiológica
AII4 Respuesta ecotoxicológica de la biota a los contaminantes

 

 

Jefe de área


Damià Barcelò
Research Professor (CSIC Associated)
dbarcelo@icra.cat

Dr. en Ciencias (Química Analítica) por la Universidad de Barcelona. Profesor de Investigación del Instituto de Diagnosis Ambiental y Estudios del Agua (IDAEA) del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC).Coordinador del Grupo de Investigación "Unidad de Calidad del Agua y Suelos", Grupo de Investigación Consolidado de la Generalidad de Cataluña. Su trayectoria investigadora se centra en el  Área de la Calidad del agua, especialmente en el desarrollo de métodos de control de contaminación orgánica de los denominados “contaminantes emergentes” (pesticidas polares, tensoactivos —detergentes—, disruptores endocrinos y fármacos) en aguas residuales y naturales.